A la idea dominante de lo fragmentario se añade la del sentido caleidoscópico del lenguaje y de las expresiones artísticas en este comienzo del siglo XXI. También la de la tenue delimitación entre realidad y ficción en un mundo cada vez más dependiente de y dominado por la tecnología de la información. Un universo cuyos engranajes se mueven a través del intercambio constante de información relevante, hasta el punto de que si ésta no se produce por sí misma deberá ser inventada, construyendo una especie de espejismo de la realidad, a menudo mucho más verdadero que lo hubieran sido los hechos “reales”. Hay pues una buena parte de la información que ya no refleja la realidad, que es literatura.

        En todo ello (imprecisión de fronteras, interrelación de voces y expresiones, fragmentariedad, confusión entre realidad y ficción) está sin duda influyendo, y mucho, Internet, que ya se ha convertido claramente en un foro de primer nivel. Parece inevitable que la literatura impresa sobre papel y la literatura que navega en Internet se acerquen cada vez más y compartan espacios. La posibilidad de publicar en Internet, – medio en el que se hace fácil versionar indefinidamente los textos – , conmueve algunos presupuestos tradicionales  del proceso creativo de manera decisiva y eficaz, al igual que la interrelación real con los lectores que en él se produce. Por eso, ahora creo que ha sido oportuno que La arquitectura de tus huesos no haya podido adquirir ahora forma de libro impreso. Nos ha dado la oportunidad de alargar el procedimiento de intervención en el conjunto de la propuesta, publicándola en esta forma de libro-blog.

         La propuesta La arquitectura de tus huesos integra 37 piezas textuales y  13 fotografías en blanco y negro. Los textos comprenden  12 relatos,  10 microrrelatos,  y 15 poemas. De estos poemas, tres son de autor diferente al resto de los textos; en concreto estos tres poemas son de Fernando Sarría. El grupo de las trece fotografías esta realizado por Miguel Angel Latorre con procedimientos de retoque digital. Tanto los poemas de Fernando Sarría como las fotografías de Miguel Angel Latorre se integran a la par que los demás textos en el sentido global que da ilación a las piezas que forman La arquitectura de tus huesos. Se trata pues de una intención, en cierta medida, polifónica.

          En su caso, las imágenes son la escenografía,  la atmósfera de los textos; los redefinen y ayudan a generar en el lector la posición desde la que debe enfrentarse a ellos, a descarnar lo que de único sigue subayaciendo bajo la corriente que pasa de la historia a la tecnología, de aquella a las relaciones humanas y a las nuevas maneras de relaciones sociales que genera la tecnología, algo que posiblemente nada como la literatura pueda explicar.

         Esta idea de la multiplicidad con la que se ha abordado el proyecto, desde un punto de vista técnico, es paralelo a la construcción del lenguaje textual y al sentido del mensaje, que incluye en buena medida una reflexión sobre la multi-realidad del mundo en el que actualmente vivimos, que es quizás, en su construcción y manifestaciones, el más literario de todos los universos reales que hasta hoy han existido. 

Anuncios