SEÑORA SMITH.- ¡Vaya, son las nueve! Hemos comido sopa, pescado, patatas con tocino y ensalada inglesa. Los niños han bebido agua inglesa. Hemos comido bien esta noche. Eso es porque vivimos en los suburbios de Londres y nos apellidamos Smith (El Señor Smith, continuando su lectura, chasca la lengua) Las patatas están muy bien con tocino, y el aceite de la ensalada no estaba rancio. El aceite del tendero de la esquina es de mucho mejor calidad que el aceite del tendero de enfrente, y también mejor que el aceite del tendero del final de la cuesta. Pero con ello no quiero decir que el aceite de aquellos sea malo (El Señor Smith, continuando con su lectura, chasca la lengua) Sin embargo, el aceite del tendero de la esquina sigue siendo el mejor (El Señor Smith, continuando con su lectura, chasca la lengua) Esta vez Mary ha cocido bien las patatas. La vez anterior no las había cocido bien. A mí no me gustan sino cuando están bien conocidas (El Señor Smith, continuando con su lectura, chasca la lengua) El pescado era fresco. Me he chupado los dedos. He repetido dos veces. No, tres veces. Eso me hace ir al retrete. Tú también has comido tres raciones. Sin embargo, la tercera vez has tomado menos que las dos primeras, en tanto que yo he tomado mucho más. Esta noche he comido mejor que tú. ¿Cómo es eso? Generalmente eres tú quien comes más. No es el apetito lo que te falta (…)

 

(…) El yogur es excelente para el estómago, los riñones, el apéndice y la apoteosis. Eso es lo que me dijo el doctor Mackenzie-King, que atiende a los niños de nuestros vecinos, los Johns. Es un buen médico. Se puede tener confianza en él. Nunca recomienda más medicamentos que los que ha experimentado él mismo. Antes de operar a Parker se hizo operar el hígado sin estar enfermo.

 

SEÑOR SMITH.- Pero, entonces, ¿cómo es posible que el doctor saliera bien de la operación y Parker muriera a consecuencia de ella?

 

SEÑORA SMITH.- Porque la operación dio buen resultado en el caso del doctor y no en el de Parker.”

 

(La cantante calva, Eugene Ionesco) —-à   La tragedia del lenguaje

 

Anuncios