El olvido.

Hemos vivido a tientas tanto tiempo.

(El humo se deshace entre los árboles.)

Hemos buscado, cada vez más cerca

de la verdad común.

(El mundo se modela con las manos

sonoras

que forjan, siegan, tejen y taladran.)

El olvido dibuja un jardín blanco,

pero cae

una

gota

de sangre,

o bien el hambre abre sus túneles horribles

 

y estalla y brilla la verdad común.

 

 

(Blas de Otero. Que trata de España.  Poema de apertura del capítulo “La verdad común”  Visor. 1977. p. 165)

Anuncios