es cierto, había mucha noche, lluvia, una mujer,

etc, pero en realidad únicamente hablo de mí, por-

que es lo único que tengo. No tengo distancia. Sólo

esta proximidad tan nula que por fortuna invalida

cualquier juicio moral. Odiábamos la moral.

Circunvalamos la ciudad. Ionizado y oscuro el cie-

lo, me invitaste a un Lucky [estrella entre tus dedos].

En un radio de 2000 km alrededor de la Tierra

hay más de 2 millones de quilos de chatarra, decía el

periódico: satélites, cohetes, artefactos desintegra-

dos en su circunvalar. Fríos. Silenciosos. Amorales

[otra moral]. La realidad es sus símbolos [y no hay

más], y, sin embargo, no podemos estar simultá-

neamente a ambos lados del radio de la Tierra.

 

(poema del libro “Carne de píxel”, de Agustín Fernández Mallo)

Anuncios