(La imagen viene desde “El Mundo”) y si pulsas sobre ella entras en una página que Kenzo ha preparado para sembrar de forma virtual, claro, el mundo de amapolas. Es un juego, nada más. Aunque las amapolas del poemas de F.S. me parecen más minerales que flores: es una apreciación.

Anuncios