Parece que no tienen mucho en común, pero los arquitectos y los traumatólogos comparten un material de cierta importancia como es el cemento. Ambos lo necesitan para pegar, unos los huesos rotos y otros los materiales necesarios para hacer realidad lo que diseñan.

 Si se mira más profundamente, hay otro elemento que les relaciona de forma directa. Los huesos tienen escamas y los edificios poseen elementos que se consideran como tales, es decir “escamas”.

 Mi osadía, hace un tiempo, me colocó ante la idea de romper fachadas para intentar pegarlas mezclando edificios diferentes. Me encontré con tres edificios que tienen “escamas” en sus fachadas y que tambien tienen “huesos”, con lo cual se cerraba el círculo y sólo necesité aplicar las herramientas.

 Se trata de la torre Agbar en Barcelona, el hotel de Marques de Riscal en Elciego y el museo Guggenheim de Bilbao. No solamente se pueden cortar y pegar !!Además encajan!! como queda claro en las fotografías.

 En mi caso las osamentas permiten soluciones inesperadas, otros encajados para crear arquitecturas diferentes y quizás incluso interesantes para vivir. Es decir, me gusta el orden caótico del resultado.

 Os dejo algunas cosas más que creo tienen relación con estas arquitecturas de los huesos.

 

`[Texto de Miguel Angel Latorre]

———-> acceso a la serie de las “fachadas pegadas”

 

 

 

Anuncios