Mi admirado Blossfeldt fotografió sistemáticamente vegetales secos con el fin de que sus alumnos aprendiésemos técnicas de fotografía y aplicaciones al mundo de la arquitectura y diseños de todo tipo. Una de sus capsulas se parece mucho a los capullos que construyen, como nidos, algunas arañas.

 Tiene que estar bien eso de tener un nido. Las arañas tejen estructuras delicadamente resistentes, sólo que algunas lo hacen para matar y otras para criar.

 También en la arquitectura se utilizan estas mallas, no con la intención de matar, creo yo, sino con la de alojar. Os dejo, como muestra, dos edificios pensados para escuchar, guarecidos por las “telarañas” con las que se han construido.

 

Miguel Angel Latorre

 

 

 

 

Anuncios