You are currently browsing the category archive for the ‘Relatos’ category.

 

ch_lera_espejo

Ilustración: Chema Lera© 2009

 

 

Ya no soy la que era. En serio. No es una mera forma de hablar, una frase hecha. ¡Ah, ya sé, dirán ustedes que ese pensamiento está en boca de cualquiera que haya llegado a la treintena! Y se diría que yo la rebasé hace ya bastante tiempo. ¿Declararé mi edad? Ni yo la sabría, si no fuera por el esemese que el ex marido de la que fui me envió ayer, para fastidiar, entiendo. Ese mensaje me convirtió de repente en una anciana de más de cien años. ¡Qué cansancio y qué pereza! Hace unos días ella le hubiera respondido: ¡Que se te folle un pez, número equivocado! Y él hubiera mandado una de esas fotos de guarradas que almacena en la memoria. Y ella, después, hubiera acabado hecha unos zorros llorando a mares frente al espejo-cueva, y luego se habría levantado del sofá y estirándose bien la camiseta del pijama, hubiera cruzado el cristal y se hubiera preparado un mojito para que se le pasase el mal rato, tal como solía hacer al principio de su separación, cuando todo volvía a ser posible. El mojito, de todas las maneras,  me lo preparé igual, según la receta que le recomendó a ella, en La Habana, Bernabé: de importancia extrema dejar reposar un tiempo prudencial la hierbabuena en el limón. Con Bernabé bailó, para darle celos a él –qué boba,- en Tropicana. Luego el barman bailarín le escribió en un cuaderno rojo la receta y le apuntó su dirección. Un recuerdo para toda la vida, si no fuera porque esa vida ya no es la mía. La receta del mojito, la dirección a la que no acudió, y el impresentable de su ex marido son de lo poco que me queda de la otra que fui antes de la transformación. Yo estaba tan bien, hasta ayer. Hasta el esemese de su ex marido acordándose puñeteramente de la fecha de mi cumpleaños, en plan llorica: hoy es tu cumpleaños y te echo de menos; tuvimos buenos ratos y no digas que no nos quisimos. ¡Ay, qué ganas de darle una buena bofetada! En plan llorica…, después de tantos cuernos  y cuernillos y de haberla tratado como a una lámpara.  Ella ya había restringido sus llamadas. Pero el colega se ha cambiado de móvil.  Su mujer quizá se lo habría imaginado. Yo no lo esperaba y el mensaje me cogió brutalmente a traspiés, mano que cruza el espejo y tira de mí hacia el tiempo que ya no es, hacia lugares que caducaron. Pero la transformación no es reversible. Y toda transformación precisa espacio diferente y tiempo nuevo para encarnarse. Por eso el esemese de ayer me ha aterrorizado, porque yo ya no soy la que era. ¿Cómo leerlo sin estremecerme de espanto? No puedo atravesar el espejo hacia atrás. Si lo hago caería en un impresionante, infinito, interminable, innombrable agujero negro.

 

         ¿Qué cómo empezó el cambio? Un día que estaba tirada en el sofá, creo yo, hace un tiempo ya, un poco antes de que ellos se separaran. Miraba un programa de esos de reality en la televisión, porque era incapaz de ninguna otra cosa que no fuera pensar en que ya no conducía a ningún lado la vida con él y estaba muy triste, aunque supiera que necesitaba el cambio. Primero ocupé un lugar muy pequeño, en el rabillo del ojo, un buen sitio desde donde mirar sin ser vista. No quise asustarla al principio, ni que él se diera cuenta de mi presencia, pues temía que me aplastara de un manotazo y se frustrara la transformación. Lo más incómodo era la noche, las horas en que ella dormía, porque con los ojos cerrados yo no tenía mucho espacio y tendía a resbalarme hacia fuera, como una lágrima. Menos mal que no dormía tanto como yo ahora, que debo dormir un mínimo de nueve horas si quiero mantener impecables los efectos de la transformación. Al cabo de unos días supe que podía extenderme sin riesgo, por dentro de su cabeza, hasta el oído. Ya noté entonces que el proceso estaba en marcha y no tenía vuelta atrás, porque mientras desayunaba por las mañanas y, a toda prisa luego, hacía las camas, se duchaba, se vestía y se metía en el ascensor con el loro en la oreja, prestaba especial atención a la publicidad de Corporación Dermoestética; la veía mirándose al espejo del ascensor imaginándome. Así pude crecer y al cabo de dos semanas, más o menos, ya me había adueñado de su cabeza enteramente, su cerebro pensante/sintiente incluido. Había empezado a no ser la que era. Pero eso no quiere decir que fuera realmente consciente de lo que estaba sucediendo. Aunque es cierto que por aquel entonces comenzó a mirar de una manera diferente a los hombres por la calle. Y al mirarlos vio que a ella también la miraban más veces de lo que hubiera sospechado. Y algunos eran guapos y hasta jóvenes. Antes no miraba nunca al frente. Timidez, decía. Uno de eso días, al volver a casa y desnudarse para meterse en la ducha, mientras la observaba en el espejo del baño cómo recolocaba sus pechos, que ya tendían a no estar en su sitio de siempre, y cómo remetía el vientre poniéndose de perfil, fue cuando le dije: estás bastante bien, mujer. Su boca era mi boca, nuevamente dispuesta a la aventura y en las yemas de sus dedos noté mi piel de veinticinco años y atravesé el espejo. Aunque ya no soy la que era.

 

         Han sido meses en los que yo y la que yo era hemos intercambiado secretos y sabidurías para poder llegar al final de la transformación en buenas condiciones. La oruga ya conoce cómo será la mariposa, cuando teje su crisálida. Meses relativamente felices, a pesar de que el ex marido es un pesado de tomo y lomo. Es lo único de ella que todavía me acobarda y me paraliza. El ex marido es un bobo, insufrible pero inofensivo. Un sinsustancia. Aunque ejercita una venganza insoportable. Lo hace como los niños, haciéndose el niño, con llamadas y mensajitos machacantes que se hacen intolerables. Y está claro que no me dejará en paz. Ayer tuve la certeza. El pulsa las teclas del teléfono y se pone en marcha una corriente eléctrica que me paraliza. Como también lo hacía en ella su voz arrebolada. Siempre la misma entonación, dedicada a desarmarla. Me protege el espejo, pero el espejo es frágil. Y aunque yo ya no soy la que era, ella sigue habitando en mí. Por eso es él todavía poderoso, aunque yo le desprecie, aunque ni huella quede de su aliento en mi piel renovada, transformada.

 

         No hay, pues, más remedio. No elegí el camino de la transformación. Sucedió como en un cuento infantil, por suerte y por casualidad. Pero el guión exige ceñirse a la aventura y concluirla con valor, vencer el miedo y demostrar que siempre se camina hacia delante. Uno más uno, dos. No hay lugar para mirar atrás, bien cierto que es. No habrá más mensajes ni llamadas del dragón. Le hice un arreglito a mi cuerpo en el quirófano. Reuní la decisión de escribir a la dirección del cuaderno rojo. Ya sólo resta desconectar el teléfono fijo, cambiar de móvil, de correo electrónico y volar. Seré una mujer-pájaro y hablarán de mí todos los viejos conocidos con asombro. Es posible que en la dirección del cuaderno rojo no haya nadie. Lo sé. Y no es que importe mucho. Porque aunque palpo mi piel de veinticinco años, tampoco yo soy ya  la que era. Al fin y al cabo tengo ya más de cien.

 

  (Second Life fue publicado en El Cronista de la Red, v.15.o)  

Descargar secondlife.pdf

 

————————————– Contextualizaciones: 

Mujer-pájaro

Espejo

SecondLife_Metaverso

 

 

 

 

sinatra_radio 

 

Leí su comentario en el blog y de alguna manera adiviné que era él. Que Pércebal no era Pércebal resultaba evidente. Que era quien yo creía, a pesar de que no albergara muchas dudas sobre su identidad, no lo podría confirmar de manera fehaciente, a menos que acudiera a la cita que él me proponía. Me encorajiné muchísimo cuando leí su comentario. Yo podía asegurar que había dejado unos cuantos más; unos como Angel Tomás, el locutor de la radio, otros intercalados como Pércebal. No puede decirse que ni con uno ni con otro hayamos llegado a entablar una relación ni un poco próxima en tan breve intercambio de posts y comentarios y algún correo con Angel Tomás, el locutor. Pero el trasmundo virtual de Internet tiene estas cosas y a veces grandes pasiones se atreven a prender sobre un solo bit que horada dos ambigüedades y, como en un conciso video-clip a cuatro luces, se vuelve corpóreo un deseo con zapatos de charol en punta. Conozco casos, mas no era éste uno de ellos.

 Nunca había llamado a la radio. El insomnio de toda la semana me había llevado a un punto de suave borrachera, que me ayudó a vencer el miedo escénico y pulsar los números en el móvil. El insomnio y el par de gin-tonics que me bebí en un nuevo intento de conciliar el sueño.  Estoy un ratito esperando, mientras el locutor conversa con un invitado en el estudio acerca de unos trabajos e investigaciones que el equipo que dirige nuestro invitado ha llevado a cabo transformado líneas arquitectónicas en música, entiendo a través de una esquina que en mis neuronas dejan libre la ginebra y el estado de alerta que me provoca mi próxima intervención en directo en el programa. Son las tres y veinte de la madrugada y mientras espero me da por pensar en la cantidad de cosas en las que creemos sin verlas. Por ejemplo, me creo que dentro de un momento yo estaré hablando con un tipo al que no veo, y que él será quien dice ser, y que yo seré ésa a quien estaré oyendo con un mínimo volumen de sonido, – para no producir el desagradable acoplamiento, me indican,- por este diminuto aparato (ya no se llama transistor, ya todos los aparatos de radio son radios, independientemente de su tamaño). Pero, ¿y si en realidad lo que sucede es que, cuando pulso las teclas del teléfono abro la puerta y asomo medio cuerpo a un tiempo diferente y paralelo?: como poner en movimiento una película; un tiempo otro y otra gente que completa este espacio en que me muevo. Cuál es tu nombre, escucho alegre y locuaz al locutor atravesar desde su mundo al mío, creo que vas a leernos algo, adelante.

 Es un programa entre cultural y humorístico, en él casi todo cabe porque se emite a horas en las que los recorridos no son lineales. Sin muchas explicaciones leí mi cuento, brevísimo. Un delirio más bien, otra consecuencia del insomnio. El tipo dicharachero me hizo un par de preguntas y yo aproveché para colar la dirección del blog. Y poco más, pero fue divertido.

 Como hoy las formas de la comunicación cada vez eluden mejor la aduana entre ficción y realidad, es fácil deslizarse de una a otra, pues son universos que comparten formas de manifestación. Angel Tomás llegó al día siguiente al blog y dejó su comentario y una dirección de correo electrónico de la emisora para que mandara más cosas de las que tuviera escritas, si quería. Me dio las gracias a su vez, cuando así lo hice, a mi correo, de un modo muy correcto, casi frío diría yo. Tengo que decir que lo que escribo en mi blog no está sujeto a ninguna ortodoxia ni me impongo reglas. Ni sobre lo que hablo ni como lo hago. Es un gimnasio de posturas en libre transacción con quienes lo leen, y algunos posts y comentarios podrían incluso entenderse como bastante incorrectos. Sin embargo, Angel Tomás me ha escrito otros dos o tres correos más siempre en tono, diríase, muy profesional. Además leyó en la radio otros dos de mis textos al cabo de unos días.

 Si él me hubiera propuesto vernos, no habría tenido inconveniente en hacerlo con toda seguridad. Me había caído bien; me había hecho un favor al emitir mis textos. O así lo considero yo. No sé nada de él a nivel personal, como él no lo sabe de mí. Pero aun así, por puro juego, hubiera ido a verle, sin pensar ni esperar anticipadamente nada en ningún sentido, ni intelectual, ni emocional, ni siquiera sexual. Pero Pércebal me ha dado que pensar. Dejó su comentario la primera vez el mismo día y en el mismo post en el que ya había entrado Angel Tomás. Luego ha habido otros tres o cuatro más, acrecentando a zancadas su lenguaje de aproximación. Así que lo pensé. Que Pércebal es un impostor. Aunque, en realidad, no es un impostor. No pretende engañar. Prefiere suplantarse a si mismo al conquistarme. Forma parte del juego de la conquista. Es una parte del teatro de la seducción y la posesión. La cuestión es que hace una semana me propuso en el blog vernos hoy, a mitad de camino de nuestras respectivas ciudades de residencia. Era un riesgo. Es una cita pública. Acepté. Imagino que Angel Tomás, cuando leyera mi aceptación, habrá sentido una de las mayores excitaciones de su vida. Se había desdoblado y había sido un éxito. Yo había cedido ante Pércebal fácilmente y era una buena amiga del locutor de radio. Pércebal ya empezaba a escribir como un don Juan.

 A estas horas Pércebal ya sabe cómo soy. Quizás hayan acudido otros muchos Pércebal y otras muchas yo, pues vuelvo a recordar que la cita está publicada en el blog y todo aquel que quiera puede ser nosotros. Respecto al Pércebal que me corresponde, sé, por mi amiga Lara, que me ha llamado por teléfono cuando ha ido al baño, que todo va según lo previsto, que el hotel está de lujo y Pércebal también.

 Copio el texto que leí en el programa aquella madrugada.

 Se quedó tendido sobre la cama, incapaz de moverse después de la larga sesión de sexo. Hacía unos minutos que oía el agua de la ducha bajo la que ella había desaparecido después de que él la hubiera convertido en una nube. Después de haber sido tan bien amada, que no tenía manera de recobrar su forma original. Y él se sintió conforme.

 

 

1- El figuron, un tipo universal

2- El enredo, creador de universos

3- Universos paralelos, enredados universos

 

Descargar  bajoseudonimo.pdf

 

De forma permanente es posible descargar el libro "La arquitectura de tus huesos" completo en formato pdf. Al mismo tiempo, cada semana aparecerá un capítulo del libro en forma de post y en versión pdf. Lo acompañarán algunos otros posts que contextualizan esos capítulos, ampliando los significados y la semántica.

a